El ex instructor de Pelotón da dura batalla contra el cáncer de hígado.

Una dura batalla está dando René O’Ryan contra el maldito cáncer que lo afecta hace poco más de un año. El ex comando y rostro de televisión dejó a medio Chile con el alma en un hilo cuando reveló que tenía un tumor en el hígado y que su vida corría serio peligro.

Sin embargo, el hombrón se ha mantenido estable y hasta se da el lujo de visitar programas de televisión para mostrar su evolución. Así fue como esta mañana se dejó caer en La Mañana de Chilevisión para hablar de su  recuperación.

El ex instructor de Pelotón reveló que en estos  dos años de lucha, su pequeño hijo ha sido el  motor para dar la gran batalla contra el cáncer.

“Yo no sé si estoy sano. La realidad es que yo debería haber muerto en septiembre. Luego la fecha de terminó era diciembre, yo no iba a pasar Navidad. Pero aquí estoy”, comentó visiblemente emocionado.

Mientras O’Ryan contaba la lucha con su enfermedad, Rafael Araneda le preguntó qué hacía para recuperar su musculatura sin haber ido al gimnasio. Considerando que la enfermedad le quitó masa muscular y lo dejó mal físicamente.

“No seguí las instrucciones o lo que la sociedad te impone. Yo no acepté por ningún motivo seguir con lo que me proponían, que era vivir ocho meses con las ‘quimios”, preciso René.

¿Cuál fue el milagro?

De acuerdo al relato del ex uniformado, tras cambiar sus hábitos alimenticios y seguir una moderna, pero estricta dieta, llamada “Alcalina”, O’Ryan logró recuperarse de los males del cáncer.

“Me alimenté de nanotecnología. Por ejemplo, No tomo agua de la llave.  Nada de lactosa. Nada de carbohidratos, porque después se convierten en azúcar”. Fueron las confesiones de René.

“La solución está en la nutrición. Me alimenté con ‘Fitline’, son productos alemanes, que deberían estar por llegar a Chile en Abril”, soltó O’Ryan.